"quae ars certe inter nobilissimas humani ingenii exercitationes numeranda est, quippe quae ad infinitam pulchritudinem divinam spectet humanis operibus exorimendam eiusque quasi imago repercussa sit. "

Esto es:

El arte ciertamente debe contarse entre las manifestaciones más nobles del ingenio humano, pues tiende a expresar con obras humanas la infinita belleza de Dios, de la que es como un reflejo.

Pío XII musicae sacrae















sábado, 26 de septiembre de 2015

Ayotzinapa Mirar la realidad con una mirada distinta



Ayotzinapa Mirar la realidad con una mirada distinta


bitácora de un camino humano
INTRODUCCIÓN: (No había mirada)

No fue sino hasta mediados de octubre que oí hablar de que en Guerrero había ocurrido algo. Me enteré leyendo en facebook las publicaciones de mis amigos(en su mayoría universitarios) y porque en el movimiento se nos sugirió juzgar este hecho.

Se sabe que en la historia de nuestro país no es  ni el primero, ni el único hecho dramático, sin embargo en ocasiones anteriores yo era muy pequeña o aun no tenía mucha conciencia de lo que sucedía a mi alrededor. Ayotzinapa me marcó.

En un principio, no había mirada, me enteré pero no quise mirar. Tenía miedo a ver la realidad. Tengo la tendencia a evadirme y así lo hice, ignoraba los hechos. En sí, no me afectaba y no tenía necesidad de voltear a ver.

II De este sueño, las circunstancias me hicieron despertar, abrir los ojos. Cada vez se hablaba más de Ayotzinapa entre mis amigos, en redes sociales y las conversaciones. Me vi forzada a tomar postura. Entonces me dije: " ¿A qué le tengo miedo? ¿A la realidad? ¿A mirar? Si las circunstancias me son dadas para mi bien, para mi maduración; si en toda mi experiencia, desde niña lo que sucede siempre me ayuda a crecer, Si Dios me ha dado cada cosa, buena o mala para aprender y Él me acompaña ¿Qué espero? ¿A qué temer? ¿puedo ser tan libre que pueda juzgar las circunstancias sin que éstas me dominen?

¿Qué me toca aprender de esta circunstancia? Con curiosidad y confianza abrí los ojos, el corazón y la razón. Me atreví a ver.

III Observé a mi alrededor y me puse a leer los artículos periodísticos para informarme y poder juzgar. Seguí observando las actividades posturas y opiniones de la gente. Por un lado estaban los que se lamentaban pero no hacían nada, por el otro, los que se estaban organizando para ir a las marchas. Sin embargo, yo no me alisté a alguno de estos bandos. Sentía la urgente necesidad de hacer algo y moverme pero nada respondía a mi inquietud, a mi exigencia de justicia. Ir a una marcha no me bastaba. Sentía que mi lucha no era por ahí, que era como perder el juicio individual. ¿Es la única forma de defender lo justo?

Comenzó el drama: Ante la violencia en mi país, ninguna de las respuestas dadas me bastaba. "¡Nada me basta! ¡es terrible!" Con esta inquietud comencé a moverme y a involucrarme más.

De forma paralela esperaba ansiosa a que el movimiento diera una "postura oficial" un comunicado para poder asumirla y propagarla. Quería ahorrarme el trabajo. Sin embargo, aunque algunos amigos escribieron juicios al respecto no sucedió nada más. Me vi obligada a buscar sola. En mi experiencia tenía que encontrar mi postura, asumir la de alguien más sería ideología y sería una forma de anular mi libertad. Estuve días confundida y angustiada porque nada me llenaba, sentía un deseo inextinguible de justicia y ninguna propuesta lo llenaba. Nunca hablaba del tema pero leía todo lo que encontraba y escuchaba lo que se decía al respecto. Cada cosa que oía la reflexionaba y la juzgaba, me preguntaba que tan razonable era cada postura y la comparaba con mi experiencia. Todas mis observaciones las fui anotando y son las que ahora comparto.


IV Ver hacia el otro En mi confusión yo deseaba ardientemente hablar con alguien. Busqué a mis amigos creyentes y no creyentes, quería discutir el asunto, analizarlo a fondo y no encontré apoyo. Algunos en las reuniones preferían hablar de otra cosa. Otros al mencionar mis dudas se escandalizaban como si yo fuera pesimista, o estuviera deprimida. Les daba miedo que yo me preguntara sobre el sentido de la vida a partir de Ayotzinapa.

También me encontré con rechazo porque empecé a cuestionar todas las posturas que encontraba. Me di cuenta que aun los que no tenían miedo de ver la situación, si temían llegar al fondo de las preguntas, de reflexionar más profundamente.

Finalmente encontré una apertura en mis hermanos. Primero me escucharon, luego platicamos de nuestras preocupaciones puntos de vista y observaciones.

Eso abrió mi mirada aún más.


 

V Mirada social
Lo primero que observé es que todo el mundo rápidamente se movía. Invitaron a los padres de los normalistas a hablar en distintos foros, entrevistas, comunicados, por supuesto en las marchas. Y yo sentía que algo me dolía. Me dolía ver que la sociedad ya despierta solo veía Ayotzinapa como un problema social, en un contexto social y excluían la parte humana.

¿Acaso alguien en todos estos días se ha preocupado por acercarse a estos padres y consolarles en su dolor? ¿Alguien les ha acompañado en silencio, compartiendo su profunda angustia con una mirada humana? ¿Alguien les ha mostrado algo de caridad de amor más allá de la compasión?

Mis compañeros se organizaban para la marcha. Yo aun no estaba lista para moverme seguía observando. En algún punto vi que hacían diversas demandas. "Vivos los queremos" Y empecé a cuestionar. Porque yo no suelo moverme hasta tener clara mi justificación y las razones por las que hago algo.

y les escribí:

"Compañeros, Me he enterado de que han empezado a hacer asambleas entre los alumnos y me da gusto. Me da gusto que se reúnan entre amigos a comentar las cosas que suceden. Sé también que hoy participarán en la marcha. Yo quisiera que no se quedaran en lo superficial pensando "otras escuelas lo hacen, nosotros faltamos" "hay que ir porque es una injusticia" etc.

¡Cuestiónense, vayan al fondo, háganse preguntas...! Es necesario dar razones de por qué va cada uno, no de porqué se hace una marcha sino ¿por qué voy yo, en primera persona a la marcha? ¿Qué razones personales tengo yo?¿Desde lo que vivo, desde mi experiencia porqué vale la pena ir? ¿Con qué deseo voy?

Si uno no tiene razones de porqué hace las cosas, va como borrego, va por ideología.

Me da tristeza que se vuelva algo social solamente, una bandera para expresar en inconformismo con el gobierno y no sea algo humano. Se vuelve algo abstracto. No basta hacer iniciativas solidarias, a mí no me basta humanamente necesito descubrir que sentido tiene lo que estamos pasando.

Compañeros ¿Qué buscan?¿Qué piden? ¿Qué desean?

¿Alguno de ustedes se lo ha preguntado ya?

Es justo protestar y exigir. Es justo pedir que cambien las cosas, decir a las autoridades que nuestro país no puede seguir así.

¿Con qué actitud lo hacemos? ¿es acaso con odio? ¿o es con el deseo de felicidad de justicia y verdad encendido?¿Qué o quién responde a este deseo?


VI Mirada política
¡Fuera Peña! Ha sido el grito que ha acompañado todos estos meses a las manifestaciones de inconformidad.

Es una pena el estado del país. Todos sabemos que tenemos un gobierno corrupto, que utiliza el dinero para enriquecerse mientras el país y la gente se hunden cada vez más. Sabemos que la corrupción es a todos los niveles, sabemos que la violencia ha llegado a un punto inconcebible, el crimen, secuestros, asesinatos todos los días.

Todos sabemos que no se puede confiar en ningún partido político.

Tenemos un límite, ya nos cansamos. ¡Ya basta! ¡ya no más...! es el grito desgarrador de la patria. Todos, cada uno a su manera grita: "por favor, ya no más"

Después del grito social el segundo dolor fue darme cuenta de que Ayotzinapa se volvió algo únicamente político, en vez de reflexionar en el drama humano que involucra, y en sus causas, los normalistas se volvieron bandera para distintos grupos políticos.

Contra el PRD porque el gobernador de guerrero era militante suyo, la izquierda contra el PRI porque el gobierno federal no ha resuelto los problemas de inseguridad y contra el PAN por el sexenio anterior. Cada quien usando a los jóvenes como bandera.

El grito unánime de ¡Fuera Peña! se escuchaba por todas partes. En la marcha aquél día quemaron una especie de piñata con la figura del presidente. Y ese día escribí:

Imagino la escena, la emoción, la euforia, el compañerismo y unidad de todos, los gritos de triunfo y victoria.

No. A mí no me parece maravilloso, ni sublime, ni genial.

Descargar la propia tristeza frustración e impotencia en la quema de una piñata. Descargar el odio que si encontráramos al personaje en cuestión aplicaríamos hacia él.

Como si en esa columna de humo fuera a desaparecer lo que más nos duele.

Como si la saña hacia un ser humano (el que se ha designado como único culpable de todo) fuera a cambiar las cosas en el país.

Quitemos a este para poner a ¿Quién? los chacales esperando los despojos de la presa. si renuncia el presidente ¿Quién le sustituiría? ¿El que siga será mejor que éste?¿Aquél si nos va a cumplir? ¿Quién me garantizaría que aquél otro sería mejor, no corrupto? Yo tampoco quiero a Peña como presidente pero me da miedo quien le sustituya. ¿Quién será aquél que se propondrá como mesías que nos salvará a todos?

Por otro lado me llama la atención lo poco educativo para la persona que es el decirle "ya vete" no cumpliste lo prometido, vete. Es una fácil salida, es decirle que puede huir de la responsabilidad. ¿No será mejor exigirle que cumpla?

Es justo exigir al gobierno que cumpla con su función, con lo que le toca hacer.

Lo que me conmueve de estas imágenes es lo que expresan sobre el corazón del hombre.

Son las exigencias originales del hombre que buscan ser satisfechas. Es el deseo- ¡infinito!- del hombre de un Bien, de Verdad, Justicia y Belleza. El deseo abierto y esperanzado pero por desgracia confiado en que el gobierno pueda darle lo que desea. Y si este gobernante no lo hizo llegará uno que nos de lo que más profundamente deseamos. ¿Es un gobierno, un sistema político o social capaz de darnos la felicidad completa y absoluta? ¿Es una persona (el presidente) o varias (un gobierno) capaz de responder a nuestro deseo infinito?

¿De quién dependo? ¿Dónde está mi consistencia? ¿En quien espero?

Levabo oculos meos in montes unde veniet auxilium mihi

La mirada política tampoco me satisface. No me puedo quedar ahí.


VII Mirada indignada
"Si perdemos la capacidad de indignación, perdemos todo vestigio humano" Carlos Monsiváis.

¿Eh? ¿La capacidad de indignación? cuando leí esta frase inmediatamente comenzaron las preguntas

Concuerdo en que es mejor estar indignado que indiferente, pero...

¿Será que la indignación es lo que nos hace ser verdaderamente humanos? ¿Es lo que nos une al otro, que todos nos indignemos? Gran momento histórico estamos pasando entonces, porque podemos perder la capacidad de asombro por la belleza, la capacidad de la compasión ante el dolor del otro, la de la caridad verdadera, la de amar, si estamos indignados somos plenamente y auténticamente humanos.

La mirada indignada tampoco me satisface. Me indigna y llena de dolor lo que ocurrió pero creo que no estoy hecha para la indignación, no me definiría, no es lo que persigo o busco.


VIII Mirada solidaria 20 de noviembre aniversario de la Revolución.

Ese día se organizaron infinidad de iniciativas, la más importante una mega marcha.

Los que no iban a la marcha estaban muy preocupados. "Hay que hacer algo" decían. Y se movían agitados buscando hacer cualquier cosa para descargar la conciencia.

Y yo en mi costumbre de cuestionar me pregunté "¿por qué? ¿por qué hoy mientras está la marcha los demás han de hacer algo?

Solidarizarnos. Otra palabra que me deja vacía.

Y me di cuenta de que en la sociedad algo empezaba a suceder. Una línea de conducta tácita, la cual se debía observar porque si faltabas a ésta resultabas un ciudadano indiferente. Hay que ser políticamente correcto y en solidaridad, hacer algo no importa que pero hacer algo al fin. Daba la impresión de ser la opción para tapar un vacío, para cubrir el miedo y la inseguridad, lo que hacemos es expresión de nuestro miedo. Iniciativas que parten de la desesperación, y no de haber hallado algo por qué dar la vida y por lo cual vale la pena hacer algo.

¿Por qué yo debería hacer algo? ¿porque todos están haciendo algo? ¡Eso no me basta! ¿Y eso en que contribuye en que alivia el dolor, en que cambia a las personas o la situación del país?

Oí de todo, desde vestirse de negro, prender veladoras, poner un listón negro de luto, guardar silencio, salir a cierta hora de la noche con una veladora por la paz y subir la foto al Facebook. Y todo esto seguía sin bastarme. ¿Por qué no hice nada? porque sabía que si hacía algo sería por quedar bien con los amigos, no por convicción propia.

IX Una mirada desde el extranjero

México se volvió el centro de atención del mundo. Jóvenes de todas partes organizaron marchas, hicieron videos, manifestaciones artísticas y marchas.

Me conmovía ver tanta unidad y comprensión. Me llenaba de orgullo ver a la juventud con el deseo despierto, buscando algo. Me alegra ver otros jóvenes del mundo apoyándonos.

Por otro lado, desde el extranjero escuché una opinión que me dejó fuertemente impresionada. Un amigo sacerdote italiano, dijo: "El problema es que el pueblo mexicano no se involucra en la vida política de su país" Y aunque no se puede generalizar, pensé: "es cierto ¿Cuántos sabemos quiénes nos representan, cuántos estamos ahí viendo y analizando lo que se hace, exigiendo y opinando?

La política es un tema que parece hecho para los políticos no para que toda la gente opine.

¿Qué es lo que haría que yo, ciudadana me involucre en la política de mi país?

X Mirada humana una noche lloré... El procurador había dado una conferencia de prensa explicando los resultados encontrados y la reconstrucción de los hechos de ese 26 de septiembre y días sucesivos. Por primera vez estaba yo dentro del drama y estaba yo en primera persona involucrada. Antes que nada lloré. Muchos no han creído la historia y yo no sé que creer pero algo es cierto, para mí lo más probable era que a esos muchachos los hubieran matado. La muerte es un tema común en mis reflexiones; imaginé a todos ellos, no solo son 43 cada uno tenía nombre apellido sueños historia familia.. cada uno en ese momento cuando vieron que ya no había más, que ese era el último ¿Qué pensaron? Dios mío, ¿Cómo es el miedo y la angustia en un momento así? Cuanta soledad, cuanta incertidumbre, cuantas preguntas sobre la vida y la muerte, sobre lo que sigue, ¿se despidieron unos de otros? ¿Cómo eran sus miradas? ¿Se prepararon ante la muerte? ¿Estaban ellos listos? ¿Pudieron serenarse? ¡Ah! cómo me hubiera gustado acompañarles consolarles llevarles ternura alivio y esperanza. Quizá... yo hubiera estado un poco más preparada para morir que ellos. ¿Por qué, Señor suceden cosas así?

En mi tristeza entre las lágrimas alcancé a ver un crucifijo y entonces todo fue más claro. Así fue su muerte, solo sin amigos, torturado hasta lo más profundo, injuriado, entre burlas, sin un solo consuelo... Señor, hoy te doy gracias porque he vuelto a ser humana, he vuelto a llorar. Dales Señor el descanso eterno y luzca para ellos la luz perpetua.

Esta mirada soy yo, yo soy humana. Gracias, Señor por hacer de mi corazón de piedra un corazón de carne, nuevamente.

 


XI Mirada suplicante- la dignidad de la vida y la persona
¿Qué valor tiene la vida? ¿Cuál es la dignidad que tiene la persona humana?

Cada vida vale tiene un valor infinito sea quien sea.

Vivimos, como dice el Papa Francisco, la cultura del descarte. Solo vale quien produce, solo vale quien tiene renombre, solo vale quien tiene éxito en la vida.

¿Quiénes somos para decidir sobre la vida de los demás, para decidir quien puede vivir y quien no? ¿Quién soy yo para decidir quien tiene derecho a vivir y quién no? ¿Acaso puedo tener la pretensión de creer que la vida de los demás me pertenece? ¿Mi vida misma, me pertenece?¿Qué valor tiene un a vida? Cuando se pierde de vista el valor infinito de cada persona, el valor del otro como un bien para mí, porque el otro es único, irrepetible e insustituible; cuando se pierde de vista que el otro tiene una dignidad como persona, así como yo, suceden esas tragedias como el genociodo de la guerra mundial, las matanzas de cristianos en Medio Oriente o que los gobiernos, la gente que tiene poder decida a quien quitar la vida.

Recuerdo a los universitarios en Madrid que pregonaban hace unos meses con entera libertad y alegría: "es bueno que tú existas"este grito de ellos resuena en mí. Recuerdo las veces que los amigos me han hecho saber el valor y la dignidad que tengo como persona por el hecho de existir , porque mi vida es un don, yo no me la di, no la elegí pero Alguien quiso que yo estuviera ¿para que? la aventura es descubrirlo. ¡Y es tan grande este regalo...!


XII Mirar al mal

noviembre
Tuve ocasión de leer un artículo de Jorge Traslosheros titulado "mirar al mal a los ojos para derrotarlo"

"La raíz del mal está en la reducción de nuestra humanidad a cosa que puede ser usada y abusada... Aceptarlo nos da miedo pero solo enfrentando esta banalidad podremos mirarle a los ojos y derrotarlo."

Escuché también una frase de Hannah Arendt:

"El mal no es nunca radical solo es extremo ..." "Pero el mal no tiene profundidad. Solo el bien tiene profundidad y por tanto puede ser radical"

¿Qué es el mal? ¿Se le puede ver a los ojos sin temor? ¿Se puede admitir y ver lo que nos escandaliza sin censurarlo?

Mi experiencia en semanas posteriores me ayudó a aclarar mucho.

.

XIII Vi mi mal y tuve miedo, tuve miedo de mí, porque hago lo que no deseo. Porque me di cuenta de que también yo soy capaz de usar al otro para mi conveniencia. Y sin embargo, el mal no me define, yo no soy este mal, no nací para eso. No deseo este mal, porque una vez cometido, me asquea, me horroriza, me llena de tristeza y vacío. No. Yo no nacía para eso. Tan cierto es que mi pecado no apaga en mi el deseo de Bien, de ser feliz, de Justicia, de Verdad, de Belleza. Al contrario, ese vacío que me deja el mal aumenta mi deseo.


"ciertamente el mal carece de toda entidad porque al penetrar en una naturaleza la torna defectuosa y cuando se aleja de ella, la naturaleza subsiste y el mal que radicaba en ella no aparece en parte alguna . Puesto que el vicio perjudica a la naturaleza conocemos que él no la tiene porque nada que sea natural perjudica." (san Isidoro de Sevilla)
¿Será que así sucede con aquellos que tanto daño hacen a nuestro país? Al mirarme a mí me di cuenta de que yo no soy tan distinta de ellos. Yo tengo la misma capacidad de hacer daño. Descubrí que yo he recibido una Gracia enorme inmerecida y gratuita. He sido perdonada y sobre todo he sido amada. Y ese amor incondicional infinito de Dios, a través de tantas personas concretas me ha cambiado. Estoy absolutamente convencida de este amor. Su gratuidad, el don de ser amada ha hecho de mí una persona libre y feliz, con el paso de los años.


XIV Mirada universal Después de ver sin temor a mi país, me asomé a ver el mundo. Y lo que vi fue impactante. México no es caso aislado.

La violencia está en toda la Tierra. Vi a los hermanos en Siria, en Iraq Y pude leer algunos testimonios bellísimos de como ellos afrontan la situación por la que atraviesan con una postura llena de libertad. ¿Pero que tienen ellos que los hace ser libres?¿Pero por qué están tan felices, corriendo el peligro de perder la vida?


XV Mirada redimida

diciembre
"Una mirada redimida encuentra a gente que en lugar de reducir este drama a una cuestión política o una denuncia lo asume con humanidad, para crecer en humanidad (hasta llegar también a medidas políticas y a la denuncia)" Esta frase la leí por casualidad en la revista huellas y me abrió todo un panorama.

¿Será que si algo a uno le ha cambiado la vida, le hace feliz pueda cambiar a los otros? ¿Será que lo que yo he encontrado y a mí me ha cambiado puede cambiar al otro? ¿Y si uno parte del corazón que rebosa? Si uno parte y se mueve porque es feliz, es un ser humano pleno quizá los demás deseen vivir esta misma plenitud. ¿Qué es lo que hace feliz al hombre? ¿Qué es lo que le satisface, le llena absolutamente? ¿Qué es lo que le cumple, lo que le exalta? ¿Qué puede responder sus preguntas e incertidumbres? ¿Qué es lo que llena mi infinita necesidad de infinito?


 

XVI Dar la vida y mirar la realidad
Un día me pregunté:

¿Estarías dispuesta a dar tu vida a cada instante, completamente? ¿A ponerte tú en primera persona arriesgándolo todo cada segundo de tu vida? ¿Estarías dispuesta a mirar la realidad de frente sin evadirla, todo el tiempo abrazando las circunstancias que te son dadas tal y como vienen?¿Darías tu vida cada segundo por los demás, por tu país?

¿No será que se cambia desde abajo, perdonando al otro, amando al otro, tomando y respetando la dignidad y el valor del otro amando el destino del otro, su libertad. ¿No será que el método es el cambio de persona a persona?

Aquí nació una hipótesis en el camino.


 

XVII La belleza salvará al mundo
febrero
Ha sido el título del concierto que dimos el pasado 7 de febrero en el marco de encuentro DF.

Nos invitaron a tocar el concierto de clausura de encuentro DF que este año tuvo como título: "el Destino no ha dejado solo al hombre" Fue todo un reto y una provocación muy grande por el tema. Claramente recordaba a Ayotzinapa.

Nos pusimos a investigar sobre Rusia, que ha sido un país que ha sufrido mucho a lo largo de su historia. A través de sus músicos y escritores descubrimos que aun en un Gulag, aun en la prisión, en la cercanía de la muerte ellos expresaban un deseo de felicidad, una esperanza y una certeza.

Nosotros somos un grupo de jóvenes que quiere dar otra mirada sobre la realidad del país, una mirada de acción esperanzada, una mirada llena de certeza y entusiasmo.

Dostoievsky decía: "La belleza salvará al mundo" ¿Qué es el arte sino expresar la belleza? ¿Y qué es la belleza sino un reflejo de lo que el hombre desea?


XVIII Una presencia en la mirada

junio
He visto como he ido creciendo y encontrando una intuición de respuesta, de postura. Dejé de escribir unos meses y ahora, a punto de cumplirse un año, retomo mis escritos y veo como pensaba entonces, como pienso ahora y el camino que he recorrido.

¿Qué es lo que permite mirar sin miedo?

Fueron los ejercicios espirituales del movimiento. Y aunque yo no pude ir, cuando leí el texto me impactó una de las primeras páginas donde Carrón dice: "La Iglesia en la noche de Pascua, posee la luz para mirar todo, toda la oscuridad, todo lo que nosotros los hombres nos negamos a mirar porque no tenemos una respuesta, empezando por nuestro propio mal. ¿Cómo no estar agradecidos si nos dejamos iluminar por la luz que el acontecimiento de la Resurrección introduce para siempre en la vida y en la historia? Es por lo que no existe circunstancia que uno no pueda atravesar, no hay dificultad o mal que uno lleve sobre sus hombres que se deba censurar que sea tan grande que no pueda mirarse, desafiarse a la luz de la victoria de Cristo resucitado. A la luz de la Resurrección podemos mirarlo todo, porque nada queda excluido de esa victoria"

Leer esto fue un paso más en este camino.


XIX México ¿es posible un nuevo inicio?
septiembre
16 de septiembre de 2015 en conferencia Julián Carrón ha hablado a todos los miembros del movimiento en México. Nos ha dicho que la crisis que hay es una crisis del ser humano. Hay que reconquistar lo humano, que la persona humana se encuentre a sí misma. Parece que vivimos en continua indiferencia y sopor, un letargo, aburrimiento y parálisis; sin gusto por la vida. "el mayor desafío al que nos enfrentamos. la nada, el profundo vacío que invade la vida y que termina explotando en violencia" La violencia no es sino la expresión de un vacío tan agobiante y violento (porque el ser humano desea ser feliz, busca el infinito y por su naturaleza no se puede contentar con menos de lo que desea) que si no es satisfecho explota en violencia.

La violencia termina si encuentra el ser humano algo más fascinante y puede seguir esto, preferirlo a la violencia y al letargo.

Nos decía Don Carrón que seamos leales a nosotros mismos. Que se lancen propuestas y cada uno juzgue, analice, cuál de ellas le llena, responde y satisface esa exigencia de justicia, verdad, belleza y felicidad que todos tenemos. Cual propuesta despierta el yo. Porque estas exigencias están ahí esperando que algo o alguien las provoque y así moverse. ¿Qué nos despierta? ¿Qué exalta nuestra persona?

" no podemos revolucionar nada con palabras, asociaciones o instituciones; únicamente podremos hacerlo con la vida porque la vida es el gran hecho contra el que las ideologías políticas nunca lograrán la victoria" Giussani Agli educatori. Ládulto e la sua responsabilitá op cit p 49

Contra el poder y la moda de lo que se dice aquí y allá tenemos algo maravilloso, un corazón, un conjunto de exigencias con las que podemos salir a juzgar todo lo que se nos propone. Nuestra experiencia es lo que nos puede salvar de secundar una ideología.

Una persona que es feliz, verdaderamente feliz, desborda esta alegría y no puede quedarse con ella, debe de compartirla, expandirla. Esto lo digo porque lo he vivido así. "Un movimiento nace del despertar de la persona. El problema capital es recobrar el señorío de la persona sobre sí misma. " De este rebosar la persona se mueve, se mueve con certezas y sí, comienza iniciativas ¿por qué no? sociales, políticas.

Pero sobre todo una persona que vive así, intensamente, libremente, con su humanidad viva, exaltada, atrae. Y las demás personas a su alrededor desean vivir de este modo. Esto ha sido lo que me ha cambiado a mí hace 4 años, cuando vivía con una desazón la vida y encontré quienes vivían así. Y mis preguntas nacieron de nuevo y mi deseo de plenitud despertó. Poco a poco pude vivir esta misma alegría, profunda alegría.


 

XX Conclusión Ayotzinapa a un año de distancia.
Ha sido un camino muy bello. Doy gracias por todo lo que he aprendido y por la compañía de los amigos.

Y el camino sigue, hay muchas preguntas que aun tengo sobre la vida, sobre lo que sucede. Me sigue escandalizando la cantidad de personas que desaparecen a diario, por ejemplo, es un drama para mí. Me sigo preguntando que debo hacer. Esto continúa.

Recuerdo a Luigi Giussani, que nos decía: "os deseo que nunca estéis tranquilos"

Lo que aquí he escrito no es la solución ni una respuesta es apenas el principio de un camino de verificación que me pide involucrarme cada vez más en la vida de mi país como ciudadana, involucrarme más con lo que hago, con mi estudio y mi trabajo

He descubierto que lo que puede cambiar al mundo es lo que me ha cambiado a mí. Que el cambio está en uno mismo y también en la acción activa, social, política y ciudadana. ¡Son las dos cosas!

Descubrí que ha habido algo que me cambió: un amor infinito hacia
mi persona mi dignidad y mi libertad. Con este mismo amor he empezado a ver a los que me rodean y he visto algo increíble. Un cambio en muchos de ellos.

"Cuando descubrí a Cristo me volví hombre" Esta ha sido mi experiencia.

yo soy Lupita, una joven que pide a Dios un corazón católico, universal, que abarque y abrace el dolor del otro que no sea insensible que se identifique y conmueva que deje de tener miedo para darse completamente y absolutamente a los demás con un amor como el que Dios me ha dado.

Esto es lo que yo he encontrado.

Invito, secundando a Julián Carrón a que cada uno compare las propuestas de cambio consigo mismo, las juzgue y vea si responden, si cumplen.

Este ensayo, crónica es primero que nada para mí, para no olvidar lo que aprendí. Para basarme en esto y seguir aprendiendo mientras recorro el camino. Gracias por leerme.

Lupita B

AMDG

26 de septiembre de 2015/ a un año de que faltan 43


Bibliografía

Hay que mirar al mal para derrotarlo Jorge Traslosheros

Concierto: la belleza salvará al mundo.

Tracción universal Roberto Fontolan

Protagonistas de la periferia Luca Fiore

Una ilógica alegría Paola Bergamini

¿Qué tiene que ver Ayotzinapa conmigo? Jesús Bernal

¿Qué tan lejos está Ayotzinapa? Giovanna Bruno y Arturo Ortega

En su compañía estamos seguros en cualquier lugar Julián Carrón

Una presencia en la mirada Julián Carrón

Para los que dicen que el cambio está en uno mismo. Tomado de lahojadearena.com

San Isidoro de Sevilla Los tres libros de las "Sentencias" Ismael Roca Meliá BAC selecciones

México 2015 ¿es posible un nuevo inicio? juicio de CL sobre la crisis en México

miércoles, 17 de abril de 2013

Sois promesa- el reclamo permanente de la amistad

Así dice el Regina coeli, la oración o canto que sustituye al Angelus durante el tiempo de Pascua:
Regina coeli laetare Alleluia
quia quem meruisti portare Alleluia
Resurrexit sicut dixit Alleluia
ora pro nobis Deum Alleluia
Reina del Cielo alégrate, aquel que mereciste portar resucitó como dijo. Ruega por nosotros a Dios.
¡Resurrexit sicut dixit! (¡resucitó como dijo!) Él dijo: "A los tres días resucitaré" ¡y así sucedió! ¡que alegría más grande debieron experimentar los apóstoles, sus amigos! Su Madre, mi madre la Virgen María, las mujeres, todos los que le querían y habían convivido con Él.
Me imagino a los discípulos de Emaús que iban caminando cansados y tristes porque había muerto Jesús; así lo que les había enseñado quedaba en el recuerdo. Y entonces, se les apareció Jesús y en el camino empezó a explicarles las Escrituras.
" Y estando con ellos a la mesa tomó el pan lo bendijo lo partió y les dió. Entonces los ojos de ellos fueron abiertos y lo reconocieron, mas Él desapareció de su vista. Y se dijeron uno a otro: ¿No es verdad que nuestro corazón estaba ardiendo dentro de nosotros mientras nos hablaba en el camino, mientras nos abría las Escrituras?"
Ellos le reconocieron por un gesto. Estaba leyendo este pasaje y me acordé de lo que nos dijo Julián Carrón a los universitarios en los ejercicios espirituales. Un muchacho le preguntó como podemos saber que Cristo está ahora en la comunidad cristiana y él le contestó:
"Es Él el que nos hace capaces de una amistad distinta, capaces de cantar de forma distinta, capaces de vivir de forma distinta el
estudio, según esa diferencia que Él ha introducido en la historia. Y cuando vemos esto y lo reconocemos, comprendemos que existe una modalidad de vivir entre nosotros que nos ayuda a reconocer a Cristo. Decía la segunda pregunta: «A veces reducimos esta amistad a estar bien entre nosotros, en lugar de reconocer a Cristo». Os pregunto: cuando nos conformamos con estar bien entre nosotros, ¿nos falta algo? ¿Cuál es el primer signo de que nos conformamos con estar bien juntos? Lo has dicho tú mismo: «Me cansa».
Parece algo banal y, sin embargo, es la señal de que nos hemos olvidado de Él. Si no reconocemos a Cristo, nos cansamos, como en la relación con la novia o el novio, según lo que vosotros mismos habéis dicho: «Ni siquiera me bastas tú». ¿Por qué os cansáis, si es tan abstracto Cristo? El primer indicio que tenemos de que hemos reducido nuestro estar juntos es que nos hartamos. El primer indicio de que hemos eliminado a Cristo de nuestra relación con la novia o el novio es justamente que nos cansamos.
Por eso, al igual que existen los rasgos inconfundibles de Su presencia, también están los rasgos inconfundibles de Su ausencia; hay que metérselo bien en la cabeza. Su presencia o Su ausencia no se pueden reducir a un nominalismo:
¡lo podemos reconocer en la experiencia! Cuando reconocemos Su presencia no nos la estamos inventando, es el reconocimiento de algo que está presente; y cuando no la advertimos, no es porque no esté.
El primer signo de que hemos eliminado a Cristo es que todo nos cansa. Nos lo hemos pasado bien juntos, de hecho la cena no fue mal, estábamos todos, ¡pero al final acabamos cansados! Mientras que la misma cena, en otra ocasión, está llena de una presencia tal que volvemos a casa conmovidos. ¡Si reconocemos Su presencia! ¡Todo menos algo abstracto, amigos! "
 
A mí también me ha pasado, hay días que te ves con los amigos por los amigos en sí y al terminar la reunión estás igual que antes. Pero hay días en que hay Alguien por quien nos reunimos. Días en que efectivamente he terminado conmovida. El fin de semana pasado fue un ejemplo.
El sábado fuimos a la caritativa (visitamos una casa hogar para niños con discapacidad) después fuimos juntos a misa y luego a cenar en casa de una amiga. Mientras comíamos pasta y bromeábamos platicamos del movimiento, de como nos ha ido, de nuestros proyectos... Nos despedimos todos alegremente conmovidos.
El domingo estuvimos en una misa y luego convivio para celebrar el cumpleaños de mi hermana menor. Cuando la mayoría de los invitados se fueron, mi hermano sacó su guitarra y comenzamos a cantar. Cantamos varias canciones que nos recuerdan la primera vez que conocimos el movimiento o el primer paseo, la primera escuela de comunidad... terminamos cantando "povera voce"
hay una parte de esa canción que me gusta mucho dice: Poi deve cantare perchè la vita c´è tutta la vita chiede l´eternità
Debe cantar porque la vida es, toda la vida quiere la eternidad.
El lunes ellos se vieron en la universidad, yo no pude acompañarlos pero me llené de alegría al saber que fue un encuentro provechoso.
El martes mi mejor amiga y yo fuimos al café que tiene una amiga del movimiento, estaba atendiendo otro amigo, el cual al vernos llegar se llevó una gran sorpresa. La mañana conviviendo y aprendiendo sobre como es la preparación de un buen café.
Nos vimos varios días seguidos y cada día fue como una novedad no nos cansamos de la compañía del otro, porque esa compañía nos recordaba a Cristo, porque ahí encontramos a Cristo! Ustedes son promesa, al verlos recuerdo que es Alguien más quien me los ha dado como amigos, como compañía en el camino. "¿No es verdad que nuestro corazón estaba ardiendo dentro de nosotros mientras nos hablaba en el camino...?"
Y a la vez el verlos constituye un reclamo para mí. Recuerdo un día que estaba algo desanimada. Estaba conectada y un amigo me saludó por chat. Me preguntó: ¿Cómo estás? le respondí: bien aunque algo triste, no tengo muchas ganas de ir a la escuela o al trabajo. Él me escribió: "recuerda el caminito de Santa Teresita!!" Fue algo muy sencillo, incluso sin importancia pero me llamó la atención: "¡Recuerda!"- me dijo... y es que a mí me sucede como los discípulos de Emaús, he escuchado las cosas varias veces pero en el agitado día a día se me olvidan. Olvido las razones por las cuales hago las cosas, olvido lo que he aprendido, lo que he vivido y comienzo a desanimarme. Como todo ser humano necesito que me recuerden. Por eso verlos me permite recordar, ellos me recuerdan por que vale la pena hacer las cosas. Además ellos siempre están cuestionándome todo, animándome a llegar al fondo de las cosas.
También nos decía Carrón sobre el noviazgo y la amistad lo siguiente:
"¿Cuál es nuestro papel? No somos uno el cumplimiento del otro, sino que somos una compañía al
destino, y el destino de ambos es Cristo. Tu papel es despertar en el otro todo su deseo, el deseo del infinito, el deseo de Cristo, y el papel del otro es despertar el mismo deseo en ti.
Entonces tú quieres a esa persona porque es la que el Misterio te ha dado para despertar en ti, y viceversa, todo el
deseo y la nostalgia de Jesús. Y este papel es decisivo. Tú eres la que más le remite a otra cosa, la que más despierta en él el deseo de infinito, pero al mismo tiempo tú no lo puedes cumplir, y deberías llorar el día en que te des cuenta de que no lo puedes cumplir. Pero, al haberte encontrado con Jesús, sabes por qué os ha hecho encontraros: para que os remitáis el uno al otro, para que os ayudéis el uno al otro a caminar hacia el Único que cumple, Cristo. Este es nuestro papel: llegar a ser una compañía verdadera hacia el destino."
 
¡Qué grande es la amistad!
como decía Benedicto XVI "Queridos amigos, nunca olvidéis
que el primer acto de amor que podéis hacer hacia el prójimo es el de compartir
la fuente de nuestra esperanza: quien no da a Dios, da muy poco»

Bibliografía
Julián Carrón ¿Acaso alguien nos ha prometido algo? Entonces ¿por qué esperamos? ejercicios universitarios CL diciembre 2012 http://www.revistahuellas.org/?id=491
Benedicto XVI, Mensaje para la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud 2013, Vaticano, 18octubre 2012, 5.

viernes, 4 de enero de 2013

Un regalo de Navidad- sobre la belleza

Desde hace varias semanas tenía la idea de comenzar este blog pero no encontraba el tema adecuado para empezar. ¿Una introducción?¿Una presentación, me describo? Al fin encontré un tema que me ilusiona y la pluma se ha movido.

Para terminar el año en mi trabajo se organizó un brindis y un intercambio de regalos. Mediante un juego se asignaron los regalos quien regalaría a quien. Finalmente el Niño Dios me envió un DVD: Dos sinfonías de Beethoven dirigidas por Nikolaus Harnoncourt.
"perfecto" pensé "músca! Escuchemos esta versión." Quedé muy sorprendida. Era como escuchar Beethoven por primera vez aunque las sinfonías las he escuchado bastante, las conozco e incluso una la he tocado. ¿Qué fue lo que me llamó la atención?

En primer lugar el aspecto técnico. La perfección con la que todos los integrantes de la orquesta tocaban, la precisión de entradas, tiempo, dinámicas y afinación. Y sin embargo no resultaba fría, era una interpretación muy humana, los músicos se movían y disfrutaban la música.
A menudo se nos motiva a desarrolar la técnica hasta lo casi imposible, alcanzar el virtuosismo y dominar completamente el instrumento. Hay músicos extraordinarios a los cuales escuchamos con asombro y admiración cuando tocan trozos tan difíciles... los músicos de esta orquesta no se quedan ahí, van más allá de la perfección técnica. ¡Hacen música! Expresan algo y hacen sentir al oyente, el instrumentista entonces pasa a segundo plano y es la música lo que queda, se admira y se goza. Esa es la técnica al servicio del arte.

Segundo, el trabajo en equipo es de reconocerse. Al no ser la técnica un problema el siguiente paso es lograr un ensamble. Vaya que esta orquesta lo logra. Había escuchado antes el concepto de la orquesta como un todoun solo instrumento. Pero no lo había visto antes. Lo más cercano en la orquesta de mi escuela era por momentos una integración de secciones y diálogo entre ellas. Alientos y cuerdas en diálogo por ejemplo.

Finalmente está la interpretación de la obra, que propone el director. Ciertamente se trata de interpretar lo que el compositor quiso decir con esa partitura, su contexto histórico personal artístico... el DVD incluía un documental con parte de los ensayos. Me pareció interesantísimo el concepto que Harnoncourt tiene de como hay que tocar Beethoven. Para que los músicos entendieran lo que él quería les hacía comparaciones muy claras: "este fragmento debe sonar como la sencillez de la oración de un niño pequeño antes de ir a dormir, extremadamente sencillo como decir -tengo sueño, me voy a dormir, gracias Dios mío por este día- y a la vez debe sonar con una infinita belleza" " Si un hombre adulto con una orquesta sinfónica puede recrear la candidez de la oración de un niño eso es arte" comparaciones subjetivas pero muy humanas cualquier persona realmente consciente de su humanidad puede entender y recordar la ternura de la inocencia de un niño. Con esta imagen en mente el instrumentista piensa rápidamente en la gama de opciones de su técnica cual recurso puede servirle para recrear la idea que se le propone. Y resulta algo maravilloso.
¡Expresaban tanto! no lo puedo describir con palabras, pero si puedo explicar que me conmovió profundamente, llegó hasta lo más hondo de mí, me sentí orgullosa de dedicarme a la música y motivada a mejorar mi técnica y mi interpretación. Pero llegó un momento en que olvidé todo para simplemente con total gratitud dirigir la mirada a Dios.

Para mí como artista es de gran importancia esta reflexión. Más allá de la técnica y la interpretación la música es un lenguaje universal, el arte es universal porque expresa los sentimientos más profundos del ser humano, expresa su deseo de infinito. Todos los hombres somos capaces de entender y disfrutar el arte porque nos identificamos con lo que transmite. En específico la música sustituye a las palabras cuando éstas no alcanzan a expresar todo lo que se desea.
" Lo que no se puede decir con palabras ni comunicar con el pensamiento se expresa en el arte" es una " sobreabundancia gratuita de la riqueza interior del ser humano"(CCE 2501) En gran similitud con la actividad creadora de Dios, en el artista se unen la inspiración y la habilidad humana para dar forma válida a algo nuevo, un aspecto de la realidad desconocido hasta ese momento. El arte no es un fin en si mismo. Tiene que elevar al hombre, conmoverlo hacerlo mejor y en definitiva llevarlo a la adoración y la acción de gracias a Dios"


El arte nos eleva fuera de lo cotidiano y la rutina; nos sorprende, provoca asombro, nos deja sin palabras nos mueve a la gratitud, nos eleva a desear a Dios. "Casi sin darnos cuenta, lo que hemos visto ha atraído toda nuestra atención, algo ha tocado la profundidad de nuestra persona. Estamos agradecidos, sorprendidos por el hecho de que nuestros ojos se han abierto a la realidad, agradecidos por tener unos ojos que abrir; la belleza es un don que nos llena de gratitud (es la mirada del niño que contempla todo como algo dado). Por eso – dice don Giussani – la realidad de nuestra persona hace claramente experiencia
de algo ante lo que no puede negar el homenaje de la propia voluntad y del propio reconocimiento, hace experiencia de la belleza del
don, del don como un bien."
Es por eso que amo el arte porque me lleva a amar al Amor, a agradecer que el ser humano sea capaz de crear y que esto sea un don que nos ha sido dado.

La belleza es reflejo de la verdad, decía santo Tomás; la belleza es signo de la Verdad, de Aquel que es la Verdad y nos permite reconocerle. "La verdad y la belleza van unidas, pues Dios es la fuente tanto de la belleza como también de la verdad. El arte que se orienta a la belleza es por ello un camino propio para llegar al todo y a Dios."
Un regalo de Navidad hizo que despertara, que volviera a maravillarme y que recordara mi pasión por el arte. Definitivamente el regalo más grande es Jesús, recordemos que Aquel que es la Belleza, la Verdad la Justicia se ha hecho hombre y habita entre nosotros.
Hodie Christus natus est. ¡Feliz Navidad! y ¡Feliz año nuevo!

http://www.youtube.com/watch?v=ioZ24Poykr4 la 4a sinfonía Harnoncourt orquesta europahttp://www.youtube.com/watch?v=6-vSglF4TaE la 6a sinfonía Harnoncourt orquesta europahttp://www.youtube.com/watch?v=dX4tmWLxGFM ensayo de la 5a
 

4 de enero de 2013
Esta primera nota la dedico a mi madrecita, la Virgen Inmaculada madre del Verbo y a un buen amigo que aprecia y ama la belleza en el arte y en su quehacer, la gastronomía. Luis G. C.

Bibliografía
Youcat 461
La inexorable positividad de la realidad Julián Carrón
http://www.revistahuellas.org/default.asp?id=339&id_n=3868&pagina=1